Mostrando entradas con la etiqueta #Rogerwolfe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #Rogerwolfe. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de marzo de 2015

HÁBLAME DE LITERATURA - Escrito con la lengua por Roger Wolfe



"Yo, supongo que como todos aunque a juzgar por lo que veo no lo juraría,  escribo para gente inteligente. Gente que lee, y que comprende, y que asiente por dentro y sigue con sus asuntos y se calla.

No para retrasados mentales que te vienen con preguntas imbéciles, qué has querido decir, cuál es la explicación, qué te impulsa a sentarte a escribir y bla bla bla..."

104, del libro "Escrito con la lengua"


   Antes que nada pedir perdón si hay alguien que estaba esperando alguna de estas entradas. De paso también pedirme perdón a mí misma públicamente que siempre queda bien, y sobre todo dejo constancia por si algún día se me olvida pedirme perdón por algo.

    Entre las vacaciones,  la vuelta a la rutina, Céline que me encanta, pero que me cuesta la vida  - Sí, he dejado aparcado a Céline a un lado para despejarme y leer este libro del que hoy os hablo, aunque Roger Wolfe, el autor y mi querido Bukowski no me lo perdonarían- Pero como me dijo I.G. "Date un respiro que Céline no se puede leer de sopetón", le hice caso a ellas y a otras personas que me habían dicho lo mismo. Así que después de escribir esto supongo que me pondré a retomarlo y ya os hablaré de Céline, de la relación con Bukowski y con Roger Wolfe y de lo que se me pase por la cabeza.

    Voy a decir algo que en mi cabeza suena muy poético y es muy bonito, quizá aquí no quede tanto. Pero lo que intento decir con palabras es que creo que he llegado a un punto clave en mi literatura. No, no escribo, pero todo lo que leo, lo que algunos llaman bagaje, lo considero mi literatura y a eso es a lo que me refiero. 
 A lo que iba, estoy en un punto clave de mi literatura. Y eso ¿Qué quiere decir? Pues que estoy centrándome en influencias que tuvo Bukowski y autores a los que ha influenciado Bukowski. He entrado en ese bucle en el que las cosas se encuentran unas a otras fácilmente y que leo lo que realmente me hace amar la literatura a niveles no descriptibles.

    Un viaje antes de navidad, vuelta a casa, un encuentro pactado con Cl. y un encuentro fortuito por segunda vez con B. , la primera fue en la ópera, la segunda vez fue haciendo cola para subir a un autobús, que nos llevaría al avión, que nos llevaba a casa. Una presentación y una laaaarga, y demasiado corta a la vez, conversación en torno a la literatura y otras cosas. Mencionar Bukowski y que B. mencione  que debo leer a Roger Wolfe. Solo diré que acertó al 100%. Sabes de lo que hablas B. ¡¡¡Gracias!!!

    Centrándome ahora en R. Wolfe, diré que sí, noto la influencia de Bukowski, sobre todo porque lo nombra en bastantes ocasiones. Así que si os gusta Bukowski ya tenéis otro autor al que leer.  Aun así, lo que me gusta de este libro es que habla de todo a trozos, literalmente está formado por párrafos, unos más largos y otros más cortos y vuelve a veces sobre el mismo tema con una visión un poco distinta, otra perspectiva, palabra que a Nietzsche, también citado por Wolfe le encantaba y ya de paso decir que a mí también. Como nos pasa a todos, las cosas con el tiempo pueden cambiar de perspectiva aunque sea pequeña y si hace falta escribirlas, al menos que se escriban como las ha escrito Wolfe. Esa es la literatura que de verdad a mí me revuelve y creo que a todos nos debería de revolver.

    Además, ¿Qué más le puedo pedir a un libro que tener mil citaciones a autores que desconozco y que van a formar parte de mi literatura desde ya? En algún momento mencioné lo mucho que me gusta la literatura que te descubre literatura, o simplemente otras cosas, para mí esos son los libros que valen la pena, a parte obvio de los que te hacen suspirar, desconectar y sobre todo de esos que te hacen reflexionar. ¿Y si encontramos eso en un autor? pues por mi parte que me vuelvo loca y quiero saber más de su literatura y de esa persona que escribe, porque como dice R. Wolfe en este libro, si conocemos su literatura lo conocemos a él:

(...) lo que hago es ejercer de mí mismo en la vida, y ser yo mismo en lo que escribo. Creo que es por eso por lo que mis libros me dejan absolutamente vacío y consumido cuando los termino, y por lo que la publicación de cada nueva obra me infunde tanto terror, tanto pánico. Porque, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, desnudarme hasta las entrañas en público no me resulta en absoluto placentero; me horroriza, me pone literalmente enfermo. Pero al mismo tiempo, cada nuevo libro me limpia, me purga, me renueva y me da fuerzas para seguir quemando etapas, mudar de piel y aligerarme de equipaje en esa penosa travesía hacia la muerte. Creo que por eso nunca podré dejar de escribir, por mucho que desee hacerlo. 



   Os pondría algún fragmento más del libro, en mi Instagram ya he dejado caer alguno que otro, y aviso que seguirán cayendo más. Pero como siempre os digo, prefiero que lo leáis, que contribuyáis a la economía de estos autores que merecen la pena, que tenemos que ayudarlos a que "tengan garbanzos en la mesa" cosa que Wolfe menciona mucho. Y sobre todo que disfrutéis y espero que os haya despertado la curiosidad por descubrir este libro y este autor.


   Si conocéis algún libro más que hayáis leído de Roger Wolfe, no dudéis en decírmelo por favor, quiero saber vuestra opinión porque comprarlos los voy a comprar igualmente. O algún autor que hayáis leído y digáis esto a Cristina le gustaría. Por favor os lo pido, decírmelo. Y eso es todo por hoy. Como os he dicho, empiezo a retomar a Céline, ya os iré contando qué tal.